xigueiroant01.jpg

 

 

La andadura de Xigueiro en el mundo de la peluquería comienza a principios del siglo pasado, en 1925, cuando Aquilino Gómez empieza a trabajar como barbero en A Pontenova.

Aquilino tuvo 5 hijos, de los cuales dos, siguieron sus pasos allá por los años 40. Eran Néstor y Agapito. Los dos empezaron a trabajar muy jóvenes (Néstor tenía 11 años), pero eran tiempos difíciles y Agapito emigró a Argentina con solo 17 años al lado de su hermano mayor Ángel. Entonces, mi padre Néstor, acompañó a mi abuelo Agapito en la barbería, hasta la muerte de éste en los años 50. Después de eso, Néstor cambió de local modernizando las instalaciones y adquiriendo fama de buen peluquero, contando incluso con clientela femenina.

Fue en el año 1982 cuando yo, Jorge Gómez empecé con la peluquería. Primero acudiendo a la academia de Henry Colomer en A Coruña, y trabajando con mi padre 6 años, para marchar después a Barcelona hacer un curso de un mes en Llongueras. Decidí probar suerte y conseguí entrar en una de las mejores firmas de España, New Look. Allí ejercí durante casi 6 años, después de los cuales volví a casa, reformamos las instalaciones y le dimos otro aire a la antigua barbería, convirtiéndola en peluquería mixta.

Años más tarde, empezó a trabajar con nosotros mi sobrino Adrián, que después de un período de formación en Oliveras (Barcelona), Loida (A Coruña), entre otros, y junto con mi mujer Ana, siempre presente en todos los ámbitos de la empresa. Decidimos abrir otro salón, ésta vez en Lugo, dándole el nombre de Xigueiro Distinto.

Y así hasta el día de hoy, donde con unos equipos ya consolidados tratamos de ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes, dando sobre todo, un trato preferente al cuidado del cabello. El cual tratamos de mimar con esmero desde hace ya 4 generaciones de peluqueros.